10.4.07

30 de enero de 2007

Quedaron tus pulmones impresos en la pared.
Solo tus pulmones.
Te llevaste el aire, y ahora se descascara lo que fue, alas de mariposas.
Puertas celestes se arrepienten, como los exhaustos.
La luna arde en parábolas de fuego ceniza.

Esos insectos te poseen y te enredan avaros. Te devoran los flecos de la angustia y mastican lo que fue, un mundo detrás del mundo.
A carcajadas te persigue el dueño del mito errado.

Mojaras tus luciérnagas en tinta de mis venas, para domesticarme.

1 comentario:

Bertrand dijo...

Keep it wild! con bichitos y todo.
vibra la jungla.